jueves, 19 de enero de 2017

Detrás de un comprador compulsivo existe la más fea de las enfermedades; El miedo.
Me considero una persona con poca inteligencia financiera y emocional, compro cosas que no necesito para posponer la compra de cosas que me son necesarias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada